El Origen del Taichi: La Leyenda de Zhang San Feng

Cuenta una de las leyendas más populares que el origen del Taichi Chuan se le atribuye al legendario Zhang San Feng.

Este monje taoísta que nació a finales de la dinastía Song, en el siglo XIII, medía dos metros de altura, tenía los huesos de una grulla y el aspecto de un pino. Su cara era knowledge20100707004redonda como una luna, con cejas amables y ojos generosos. Sus bigotes tenían forma de arpón y usaba el mismo sombrero ancho de bambú invierno y verano. Llevando un vestido tejido con pelo de caballo podía recorrer mil millas en un día. En el año vigesimoséptimo del reinado Hung Wu, viajó a las montañas de Wudang, en Hubei, donde gustaba de comentar los clásicos y discutir de filosofía con las gentes de la localidad.

Un día, estando en su casa, pudo observar la pelea entre una grulla y una serpiente.

Vio como una grulla planeaba por los cielos mirando hacia abajo. En el suelo, una serpiente se deslizaba lentamente. De repente, con un graznido el ave se abalanzó sobre la serpiente extendiendo sus alas y batiéndolas como un gran abanico. La serpiente evitó el ataque desplazando su cuerpo al tiempo que contraatacaba con su cabeza moviéndola rápidamente. La grulla voló a lo alto frustrada y desconcertada. De nuevo bajó en picado golpeando con sus alas e intentando atrapar a la serpiente con sus garras, pero otra vez la serpiente se deslizó y se movió rápidamente enroscándose, evitando la embestida del ave.

Este combate fue para él como una revelación. La forma en cómo la serpiente esquivaba a la grulla, escurriéndose y dibujando círculos como el yin y el yang (símbolo más representativo del Taichi), y en cómo atacaba la grulla subiendo y bajando en el vuelo, le inspiró para crear un estilo de lucha que promueve el principio de lo blando venciendo a lo duro, que enfatiza la fuerza interna desviando o disolviendo las fuerzas opuestas sin intentar someterlas, que combina la flexibilidad y los movimientos curvilíneos como supremacía ante la fuerza y los movimientos rectilíneos.

Ana Castro. Directora y docente del Centro Yu Shan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s