Chikung (Qigong) ¿Qué es?

Miguel Martín Vizán, director y profesor de Daoyin/Liangong España® y de la Asociación Española de Qigong Daoyin, nos dice que:

Si preguntamos a 100 practicantes ¿qué es Qi Gong?, podríamos obtener 101 respuestas.

Entonces, ¿a qué llamamos exactamente Qigong?

El Qigong o Chikung (antiguamente Daoyin), es una rama de la Medicina Tradicional China (MTC) y como tal debe ser abordada su comprensión, práctica y aplicación. Como la acupuntura, la moxibustión, el masaje tuina, la digitopuntura, la cromoterapia, la aplicación terapéutica del sonido, la dietoterapia, la herboterapia y otras muchas terapias bioenergéticas, el Qigong afianza sus cimientos en las teorías fundamentales de la MTC.

La MTC establece que el estado de salud objetiva y de vitalidad y resistencia al factor patológico en el ser humano se fundamenta en un Eje Esencial que le conforma, e integrado por dos aspectos esenciales cuya tendencia natural es permanecer equilibrados: su Qi o Energía, de naturaleza Yang, y su Sangre o Materia, de naturaleza Yin. Podemos establecer, por tanto, que un primer Principio Fundamental de la MTC incumbe directamente a la práctica y aplicación Qigong: el Equilibrio Yin-Yang.  Este Equilibrio Yin-Yang (Sangre-Energía) es, no obstante, frágil y descompensable, pudiendo verse afectado por varios factores y desencadenantes. La Mtc considera el desequilibrio entre ambos factores como una primera etapa en el desarrollo de la enfermedad. La teoría sentencia: “A tanta Sangre (materia), tanta Energía (Qi)”.

Qigong. ¿En qué consiste?

En China, en tiempos antiguos Qigong no se denominaba Qigong, sino Daoyin, que significa “guiar y estirar”.

Daoyin era el término antiguo preciso para referirse a lo que hoy hemos popularizado como Qigong.

Históricamente hablando, el actual término Qigong ha tenido numerosos nombres que reflejan los diversos aspectos del auto-cultivo de la salud física y mental.

Así, conceptos como Dao Yin (estirar y guiar)Tu Na (exhalar e inhalar)An Qiao (masajear el cuerpo); Lian Yang (refinar y nutrir)Xiu Lian (cultivar y refinar)Xiu Xing (cultivar la virtud)Xiu Zhen (cultivar la verdad)Jing Zuo (meditación sentada)Ming Xiang (meditación)Yang Sheng (nutrir la vida)Cun Si (visualización mental); Cun Xiang (observación), o Xing Qi (circulación del Qi), junto a otros muchos, son todos nombres relacionados con lo que, hoy por hoy, conocemos genéricamente como Qigong. Todas estos términos y prácticas nos dan una idea de la verdadera dimensión del Qigong y de sus posibilidades prácticas y terapéuticas.

¿Cuándo aconteció que todos estos términos referentes a métodos de auto-cultivo de la salud se fusionaron en el actual término Qigong?

Los expertos chinos concuerdan que fue en la década de los años 50 cuando el Dr. Liu Guizhen (1920-1983), fundador del primer hospital chino para el tratamiento de enfermedades por el Qigong en la ciudad de Tangshang, reunió y popularizó como Qigong todas las antiguas y veneradas prácticas psico-físico-respiratorias.

Entonces, ¿No son lo mismo Daoyin y Qigong?

Técnicamente no lo son, pues en la práctica Daoyin, el término Qigong se refiere únicamente a las técnicas Daoyin respiratorias.

¿Qué es entonces Daoyin?

Daoyin o (Dao Yin) es el término preciso antiguo chino para definir lo que, hoy por hoy, se conoce genéricamente como Qigong.

Daoyin engloba, diferencia y desarrolla profusamente los tres enfoques fundamentales del trabajo bioenergético: el trabajo energético corporal (Jinggong), el trabajo energético respiratorio (Qigong) y el trabajo energético mental (Shengong), todos ellos con sus distintos enfoques preventivos y/o terapéuticos.

Qigong: una definición moderna.

Atendiendo al criterio científico actual enseñado en las universidades deportivas y médicas chinas:

“Qigong consiste en el aprendizaje y puesta en práctica de habilidades y destrezas (ejercicios) relacionados con el Cuerpo, la Respiración y la Mente, para lograr fusionar los tres (Cuerpo-Respiración-Mente) en una única Unidad, obteniendo así, entre otros beneficios, la relajación física y mental; la eliminación de la tensión y el estrés; la tonificación muscular y flexibilización articular; el aumento de la capacidad y eficacia respiratoria; el desbloqueo de la circulación Qi (Energía) en los meridianos del cuerpo; la mejora de la función cardiaca y de la circulación de la sangre en los vasos; el aumento de la energía vital, la resistencia inmunológica, la ilusión y ánimo general…; todo ello tanto para el restablecimiento como para el mantenimiento del Eje Vital Yin-Yang y, consigo, la instauración de la salud, el retardo de los síntomas de la edad, la prevención de dolencias y el aumento de la calidad y esperanza de vida”.

Artículo publicado en la pagína: http://www.daoyin.es