Comenzar algo nuevo es siempre una aventura que nos lleva a conectar con diferentes lugares internos. Ya sea mudarnos de casa, aprender algo nuevo o intentar una manera diferente de hacer las cosas, es normal descubrir que el cambio nos suscita un sinfín de emociones.

Apuntarse a un Taller de Mindfulness no es una excepción. Cuando elegimos explorar esta vía de autoconocimiento y desarrollo personal, acudimos a la formación con curiosidad, entusiasmo, pero también con multitud de expectativas y de ideas preconcebidas acerca de lo que nos espera.

La facultad de estar conscientes, de estar mindful, es un proceso.

La consciencia es una habilidad que desarrollamos a través de la práctica. Y si esa práctica la incorporas rodeado de un grupo de personas, te resulta mucho más sencillo. Un grupo con el que poder compartir experiencias y del que recoger las enseñanzas que los demás te aportan.

Mi forma de entender la docencia es desde un respeto profundo al alumno(a) y una promoción activa de su implicación y desarrollo. En este sentido, quizás sea yo la que aporte los conocimientos teóricos y prácticos de salida, pero indudablemente, son los miembros del grupo los que los enriquecen y dotan de sentido con sus propias vivencias. Y este es uno de los mayores tesoros que nos llevamos a casa después de cada sesión.

Cuando se vive la práctica

La mejor manera de integrar lo que se aprende es a través de la experiencia. Sólo cuando nos entregamos al proceso desde un compromiso serio podemos conseguir las recompensas que nos esperan al otro lado.

Estas son algunas de las experiencias personales que se están viviendo en este Taller:


Auxi

He encontrado en la práctica de Mindfulness una herramienta de auto conocimiento my potente. Una de las cosas que más ha ayudado es que te enseña que cuando hay momentos en los que no sabes cómo abordar ciertas situaciones, puedes volver a tu centro conectando con la respiración y con tu cuerpo”.


Eli

“Me ha dado la oportunidad de aprender a estar conmigo misma, a dedicarme tiempo, a descubrir mis debilidades, también mis fortalezas. Hay un antes y un ahora cada día que lo práctico. Valorar cada instante, desarrollando la escucha, la empatía o la bondad son cualidades que están muy despiertas en mi día a día. Esto me ayuda en todos los ámbitos de mi vida”.


Mary

“Cuando me apunté al Taller de Mindfulness, lo hice sin mucha expectativa, sólo pensando que me ayudaría a retomar un poco la meditación… y que seguro aprendería cosas interesantes porque Débora me transmitió confianza y profesionalidad cuando la escuche en su charla.

Después de dos meses de práctica, estoy sorprendida, nunca pensé que el Taller me ofreciera tantas herramientas para ayudarme a ser más consciente y a manejarme mejor en mi día a día. Débora hace de una manera fácil y amena que vayamos encontrando esa “pausa Mindfulness” y esa forma de aceptar las cosas que nos ocurren, enseñándonos a regular nuestros pensamientos y emociones, con calma y respetando los tiempos de cada uno.

Esta ha sido una experiencia de auto-descubrimiento que me ha cautivado en cada sesión, tanto que considero que es un taller que todos deberíamos hacer. No hay libros, ni charlas, ni videos que nos ayuden a crecer, sino la experiencia de una buena profesional que con su entrega y cercanía vaya guiándonos en los procesos internos al encuentro con uno mismo” .


Una práctica para la vida

A pesar de nuestro ritmo de vida, estos testimonios nos muestran que siempre podemos elegirnos. Apostar por nosotros mismos y conseguir más equilibrio interno, una mejora en nuestras relaciones interpersonales y un mayor bienestar.

Como ves, se puede encontrar una manera de convertir la práctica Mindfulness en algo verdadero y realista para cada uno. Esto es quizás lo más difícil de conseguir, pero a la vez lo más importante.

Con este Taller nos damos la oportunidad de convertir la atención plena en la base de nuestra experiencia de felicidad y plenitud. Aprenderemos a encontrar placer y alegría en las pequeñas cosas de cada día, a no estar tan distraídos de lo importante, y a perder el miedo al cambio, descubriendo así de lo que somos capaces.

El 8 de enero comenzamos la segunda edición de esta formación en Mindfulness Transpersonal con la psicóloga Débora Tejera.

Si sientes que tú también quieres vivir este proceso, ponte en contacto con nosotras y solicita el programa de Iniciación a la practica Mindfulness. No pierdas la oportunidad de regalarte tu presencia y tu propia sabiduría interna.


 

Escrito por:CENTRO YU SHAN

Centro Yu Shan, calle Pérez Galdós 20, 1º. Santa Cruz de Tenerife. +34 650 918 933 centroyushan@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s